Ir al contenido principal

Tram-Tren: Hágale pues

Si hay un proyecto que goza de consenso social ese es el tranvía urbano y tren de cercanías (Tram-Tren) para Cali y sus municipios vecinos Jamundí, Yumbo y Palmira. Lejos de ser el clásico embeleco de los políticos de turno, es una necesidad real para el futuro de la movilidad de la red de municipios. No hay duda, con la actual tendencia de motorización, en 10 años el área metropolitana se enfrentará al ‘apocalipsis’ de la movilidad.


Según la Encuesta de Movilidad 2015, unos 200.000 viajes diarios se realizan entre Cali y sus municipios vecinos, de los cuales 49% son en transporte privado y 37% en transporte público –formal e informal-. En cuanto a la movilidad en Cali, del total de viajes diarios, 30% se realizan en transporte privado y 28% en transporte público –formal e informal-. Preocupante una tendencia en la que el transporte público vaya perdiendo terreno frente al transporte privado, más si tenemos en cuenta que 53% de las intersecciones de la red vial arterial de Cali ya presentan un alto nivel de congestión y que, según estimaciones de Planeación Municipal, en una década tendremos el doble de autos y el triple de motos.


Asumamos tres verdades innegables: Primero, no es razonable pretender ofrecer más vías a todos los vehículos que tendremos en la próxima década, la respuesta a la congestión en entornos metropolitanos son los sistemas de transporte masivo. Segundo, es fundamental un sistema ferroviario de mediana-alta capacidad (mayor a 30.000 pasajeros/hora/sentido) para el futuro de Cali y la red de municipios, pero este requerirá un subsidio a la operación y con ello un ingenioso diseño del modelo de gestión y de fuentes alternativas de financiación de la operación. Tercero, el diseño del actual Sistema MIO está limitado a una mediana-baja capacidad (menor a 15.000 p/h/s), así que su extensa red debe entenderse como un sub-sistema urbano que hace parte de un sistema intermodal de rango metropolitano del cual el Tram-Tren será la espina dorsal.


La Ley 1753 de 2015 (Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018) ofrece nuevas posibilidades para proyectos como el Tram-Tren. En sus artículos 32 y 33 establece que para el caso de sistemas ferroviarios el Gobierno Nacional no solo podrá cofinanciar hasta el 70% de los costos de diseño y construcción sino también hasta el 100% de los costos de adquisición de material rodante (vehículos ferroviarios). Además, establece instrumentos alternativos para la financiación de la operación como la contribución por uso de estacionamiento público, cobros por congestión o contaminación y captura de plusvalías.


¿Y si vinculáramos a la empresa de energía EPSA como socio del proyecto teniendo en cuenta que el 34% de esta pertenece al sector público y que la factura de energía representa un 30% de los costos de operación de un sistema ferroviario? ¿Y si los peajes intermunicipales pasaran de manos privadas a una futura Autoridad Metropolitana de Movilidad para que sus utilidades fueran usadas para subsidiar la operación del Tram-Tren? Sí, esto amerita un análisis de rigor.


Necesitamos un proyecto que nos ilusione, que nos rete, que nos una: Tram-Tren, empecemos ya que el camino es largo.
Carlos Alberto González GuzmánMayo 23, 2016

----------------------------------


Publicación: Diario El País

Edición Impresa, Página B1. Cali, Colombia. Mayo 23 de 2016

Artículo de Opinión

----------------------------------

Entradas populares de este blog

El drama del MIO en cinco actos

En el Concejo de Cali se debate el proyecto de acuerdo n° 180 con el cual se busca garantizar la financiación del Sistema Integrado de Transporte Masivo SITM-MIO. Para este se argumenta que está soportado en una propuesta técnico-económica para transformar el modelo del SITM en un Sistema Integrado Inteligente de Transporte Público SIITP, del cual los ciudadanos aún no conocen mayor detalle. Bienvenido el debate, en cualquier caso, está claro que tenemos que avanzar para evitar el peor escenario posible: volver a caer en las garras de la nociva guerra del centavo. El origen de dicho debate es que hoy nuevamente el MIO se encuentra en grave crisis financiera y en riesgo de colapsar, esto a pesar del esfuerzo que han venido haciendo diversas administraciones por ponerlo a rodar y mantenerlo a flote. Dicho proceso se puede relatar a manera de obra escénica en cinco actos. En un primer acto, la alcaldía de Apolinar Salcedo (2004-2007) tenía como tema central construir la infraestructura. A

¿Subsidio al transporte público para financiar el estatus quo?

El transporte público de calidad, con amplia cobertura territorial y con tarifa asequible al usuario, requiere ser subsidiado en su operación, en eso por fin estamos de acuerdo todos: nación, municipios y usuarios. Lo que no hemos podido entender es que mientras se siga permitiendo el fortalecimiento del transporte público ilegal e informal, normalizando la evasión del pago del pasaje y fomentando el crecimiento del uso de la motocicleta, seguirá en vilo el futuro de los sistemas de transporte público y, con ello, el derecho a la movilidad de los ciudadanos. En Colombia, apenas en el 2015 el gobierno nacional entendió que el subsidio a la operación del transporte público era necesario para cubrir el déficit financiero de la operación y así garantizar el servicio a los ciudadanos, dado que el recaudo por la venta de tiquetes no resulta suficiente para cubrir los costos de ofrecer el servicio. En la actualidad, ocho ciudades cuentan con sistemas integrados o estratégicos de transporte en

Aviones subsidiando buses y trenes

La reforma tributaria que se acaba de aprobar trae una excelente noticia para los municipios que cuentan con aeropuertos concesionados: a partir del próximo año estos les aportarán recursos económicos para financiar las infraestructuras y servicios de transporte público colectivo o masivo y de transporte intermunicipal que conecten con sus aeropuertos. En el Valle del Cauca, en particular el grupo de ciudades que conforman el ámbito metropolitano de Cali, se ha venido trabajando en instrumentos alternativos de financiación de los sistemas de transporte público que garanticen su sostenibilidad económica en el tiempo. La amenaza de la crisis económica de estos sistemas y el acelerado incremento del transporte informal genera gran preocupación. No se quiere llegar a la situación que han vivido varios municipios del país en los que el transporte público desapareció por completo y quedaron cautivos del transporte informal abanderado por el moto-taxismo. Ya desde una década atrás la región h