Ir al contenido principal

¿Peaje Cali-Jamundí?

La reciente propuesta formulada por la firma SAINC S.A. a la Alcaldía de Cali para el denominado ‘Plan Maestro de Vías para el Sur’ ha despertado ampollas en diversos sectores, al incluir este un sistema de financiación con base en peajes.


Lo primero que cabe anotar es que no es estrictamente un ‘plan maestro’, a partir de la ley 1083 de 2006 el único plan maestro en tema de movilidad a nivel municipal es el Plan de Movilidad Urbana, con lo cual se debería hablar como mucho de un plan especial.


En segundo lugar, incurren en algún nivel de error tanto quienes sugieren que ese es el proyecto panacea que ‘resolverá los problemas de movilidad’, como quienes vaticinan radicalmente que dicho proyecto generará ‘un cataclismo de la movilidad’, ‘un congelamiento del desarrollo urbano’ y ‘el hambre de este pueblo exprimido’.


Nuevamente nuestra sociedad aborda los temas estructurales de ciudad desde la perspectiva de las barras bravas de futbol: con más apasionamiento que otra cosa.


El Proyecto de Asociación Público Privada para Vías en el Sur de Cali pretende aumentar la capacidad de la Avenida Gañas Gordas y la Vía Panamericana mediante carriles adicionales e intersecciones a varios niveles y prolongar hasta Jamundí la Avenida Ciudad de Cali. Una propuesta sustentada en la implementación de un peaje con fines recaudatorios con el cual se financiaría la infraestructura vial propuesta para el tráfico entre Cali y Jamundí. Sin duda, la ampliación vial mejoraría la congestión, pero no sería por mucho tiempo. Con el acelerado crecimiento de la vivienda en ambos municipios (incluidos condominios sub-urbanos) y los TLC que prometen carros más baratos, nunca habrá vías suficientes. ¿Cómo mejorar dicha propuesta?


El punto neurálgico es que el problema estructural no es de congestión de tráfico (flujo de autos) sino de movilidad (viajes de personas) entre estos dos municipios. La movilidad diaria entre Cali y Jamundí está caracterizada por una precaria y caótica oferta de transporte público, un transporte pirata sin control y una creciente demanda de viajes en vehículo particular que está colmatando la capacidad de la infraestructura vial existente. Es decir, si usted hoy hace parte de esa ‘infeliz’ mayoría de ciudadanos que depende sólo del transporte público, se lo lleva el diablo; pero si usted hace parte de esa ‘feliz’ minoría que tiene automóvil, también.


Se requiere una visión integral de la movilidad. En el mediano y largo plazo, la solución pasa por implementar el tren ligero como espina dorsal de la movilidad metropolitana, el peaje en carreteras intermunicipales aplicado al vehículo particular (auto y moto) no solo para financiar la mejora de infraestructura vial sino también para cofinanciar la operación del tren ligero, y la captura de plusvalías urbanísticas en los crecimientos urbanos de ambos municipios como fuente de cofinanciación del 30% de los costos de capital del tren a cargo de las entidades territoriales. Instrumentos que están a la mano de los gobiernos locales implicados y que deben ser analizados con rigor por los grupos de interés.


Así que, vecinos, dejemos el show mediático, el populismo preelectoral y el activismo coyuntural. Demos paso al debate estructurado y propositivo.
Carlos Alberto González GuzmánMarzo 9, 2015

------------------------------------


Publicado: Diario El País

Edición Impresa, Página B2. Cali, Colombia. Marzo 9 de 2015

Artículo de Opinión

------------------------------------

Entradas populares de este blog

El drama del MIO en cinco actos

En el Concejo de Cali se debate el proyecto de acuerdo n° 180 con el cual se busca garantizar la financiación del Sistema Integrado de Transporte Masivo SITM-MIO. Para este se argumenta que está soportado en una propuesta técnico-económica para transformar el modelo del SITM en un Sistema Integrado Inteligente de Transporte Público SIITP, del cual los ciudadanos aún no conocen mayor detalle. Bienvenido el debate, en cualquier caso, está claro que tenemos que avanzar para evitar el peor escenario posible: volver a caer en las garras de la nociva guerra del centavo. El origen de dicho debate es que hoy nuevamente el MIO se encuentra en grave crisis financiera y en riesgo de colapsar, esto a pesar del esfuerzo que han venido haciendo diversas administraciones por ponerlo a rodar y mantenerlo a flote. Dicho proceso se puede relatar a manera de obra escénica en cinco actos. En un primer acto, la alcaldía de Apolinar Salcedo (2004-2007) tenía como tema central construir la infraestructura. A

¿Subsidio al transporte público para financiar el estatus quo?

El transporte público de calidad, con amplia cobertura territorial y con tarifa asequible al usuario, requiere ser subsidiado en su operación, en eso por fin estamos de acuerdo todos: nación, municipios y usuarios. Lo que no hemos podido entender es que mientras se siga permitiendo el fortalecimiento del transporte público ilegal e informal, normalizando la evasión del pago del pasaje y fomentando el crecimiento del uso de la motocicleta, seguirá en vilo el futuro de los sistemas de transporte público y, con ello, el derecho a la movilidad de los ciudadanos. En Colombia, apenas en el 2015 el gobierno nacional entendió que el subsidio a la operación del transporte público era necesario para cubrir el déficit financiero de la operación y así garantizar el servicio a los ciudadanos, dado que el recaudo por la venta de tiquetes no resulta suficiente para cubrir los costos de ofrecer el servicio. En la actualidad, ocho ciudades cuentan con sistemas integrados o estratégicos de transporte en

Aviones subsidiando buses y trenes

La reforma tributaria que se acaba de aprobar trae una excelente noticia para los municipios que cuentan con aeropuertos concesionados: a partir del próximo año estos les aportarán recursos económicos para financiar las infraestructuras y servicios de transporte público colectivo o masivo y de transporte intermunicipal que conecten con sus aeropuertos. En el Valle del Cauca, en particular el grupo de ciudades que conforman el ámbito metropolitano de Cali, se ha venido trabajando en instrumentos alternativos de financiación de los sistemas de transporte público que garanticen su sostenibilidad económica en el tiempo. La amenaza de la crisis económica de estos sistemas y el acelerado incremento del transporte informal genera gran preocupación. No se quiere llegar a la situación que han vivido varios municipios del país en los que el transporte público desapareció por completo y quedaron cautivos del transporte informal abanderado por el moto-taxismo. Ya desde una década atrás la región h