Ir al contenido principal

Financiando al MIO

No hay duda, el problema del sistema de transporte masivo MIO de Cali es tanto de capacidad técnica del ente gestor MetroCali como de estructuración financiera del proyecto. Si bien se ha ido dando un fortalecimiento técnico en la reciente administración municipal, este sigue siendo limitado. Pero, hablemos claro, la piedra angular del problema es una adecuada financiación de la operación que garantice la capacidad real para ofrecer un servicio de calidad, sin esto no hay elucubración técnica que valga.


Por una parte, los gobiernos municipal y nacional deben plantearse una estrategia de largo plazo para la sostenibilidad financiera de la operación del sistema. La ilusa idea de que dichos costos de operación se pueden cubrir solo con el recaudo por venta de tiquetes hace décadas que fue desmentida a nivel internacional, verdad con la cual Ministerio de Transporte,  Departamento Nacional de Planeación y Ministerio de Hacienda deberían ponerse a tono.


Por otra parte, ¿hasta cuándo MetroCali y los 4 operadores van a insistir en la solución mágica del “punto de equilibrio” en el que no hay déficit? Está claro que este no existe si se incorporan criterios de calidad. Pregúntenle a  Transmilenio de Bogotá, que hoy mueve el 120% de la demanda estimada, si lo vio llegar. Con 911 buses no se logra transportar a todo Cali en condiciones de calidad, esto implicará incrementar flota y con ello los costos, con lo cual siempre habrá un déficit. Pero esto no es una novedad, bien se sabe que la única manera de garantizar un transporte público integrado y de calidad es cubriendo el déficit financiero de su operación con aportes del gobierno nacional y local, aportes sujetos a un estricto cumplimiento de indicadores de calidad.


El Municipio requiere de fuentes alternativas de financiación de la operación del transporte masivo, hoy para el sistema MIO pero mañana también para el tranvía metropolitano, para poder asumir su parte en un eventual acuerdo con el Gobierno Nacional.


El cobro del estacionamiento en vía pública (zonas azules) y fuera de vía pública (edificios y sótanos de parqueaderos públicos) es uno de dichos instrumentos alternativos de financiación. Fundamental que sea el Municipio el que asuma dicha labor, eso no tiene ninguna ciencia, se trata de un simple caso de apropiación de tecnología, no del desarrollo de una en particular. Además, la red vial es un activo público del Municipio que puede ser bien explotado por él mismo.


Si el Municipio gestionara directamente el estacionamiento de las zonas más atractivas de la ciudad ¿de cuánto sería el recaudo anual? ¿con este qué porcentaje se podría cubrir del actual déficit del MIO y del futuro tranvía por el Corredor Verde? Está claro que podría tratarse de un interesante tipo de subsidio cruzado del transporte privado al transporte masivo.


Los potenciales instrumentos de financiación que contribuirían a hacer realidad un sistema MIO y un tranvía metropolitano operando en condiciones de calidad deben ser  el mayor tesoro de la Administración Municipal, en lugar de ser entregados en bandeja de plata al inversor privado. Digamos sí al emprendimiento institucional.
Carlos Alberto González GuzmánOctubre 21, 2014

-------------------------------------


Publicado: Diario El País

Edición Impresa, Página A3. Cali, Colombia. Octubre 21 de 2014

Artículo de Opinión


--------------------------------------

Entradas populares de este blog

El drama del MIO en cinco actos

En el Concejo de Cali se debate el proyecto de acuerdo n° 180 con el cual se busca garantizar la financiación del Sistema Integrado de Transporte Masivo SITM-MIO. Para este se argumenta que está soportado en una propuesta técnico-económica para transformar el modelo del SITM en un Sistema Integrado Inteligente de Transporte Público SIITP, del cual los ciudadanos aún no conocen mayor detalle. Bienvenido el debate, en cualquier caso, está claro que tenemos que avanzar para evitar el peor escenario posible: volver a caer en las garras de la nociva guerra del centavo. El origen de dicho debate es que hoy nuevamente el MIO se encuentra en grave crisis financiera y en riesgo de colapsar, esto a pesar del esfuerzo que han venido haciendo diversas administraciones por ponerlo a rodar y mantenerlo a flote. Dicho proceso se puede relatar a manera de obra escénica en cinco actos. En un primer acto, la alcaldía de Apolinar Salcedo (2004-2007) tenía como tema central construir la infraestructura. A

¿Subsidio al transporte público para financiar el estatus quo?

El transporte público de calidad, con amplia cobertura territorial y con tarifa asequible al usuario, requiere ser subsidiado en su operación, en eso por fin estamos de acuerdo todos: nación, municipios y usuarios. Lo que no hemos podido entender es que mientras se siga permitiendo el fortalecimiento del transporte público ilegal e informal, normalizando la evasión del pago del pasaje y fomentando el crecimiento del uso de la motocicleta, seguirá en vilo el futuro de los sistemas de transporte público y, con ello, el derecho a la movilidad de los ciudadanos. En Colombia, apenas en el 2015 el gobierno nacional entendió que el subsidio a la operación del transporte público era necesario para cubrir el déficit financiero de la operación y así garantizar el servicio a los ciudadanos, dado que el recaudo por la venta de tiquetes no resulta suficiente para cubrir los costos de ofrecer el servicio. En la actualidad, ocho ciudades cuentan con sistemas integrados o estratégicos de transporte en

Aviones subsidiando buses y trenes

La reforma tributaria que se acaba de aprobar trae una excelente noticia para los municipios que cuentan con aeropuertos concesionados: a partir del próximo año estos les aportarán recursos económicos para financiar las infraestructuras y servicios de transporte público colectivo o masivo y de transporte intermunicipal que conecten con sus aeropuertos. En el Valle del Cauca, en particular el grupo de ciudades que conforman el ámbito metropolitano de Cali, se ha venido trabajando en instrumentos alternativos de financiación de los sistemas de transporte público que garanticen su sostenibilidad económica en el tiempo. La amenaza de la crisis económica de estos sistemas y el acelerado incremento del transporte informal genera gran preocupación. No se quiere llegar a la situación que han vivido varios municipios del país en los que el transporte público desapareció por completo y quedaron cautivos del transporte informal abanderado por el moto-taxismo. Ya desde una década atrás la región h