Ir al contenido principal

Un PIMU para el futuro de Cali

Durante los últimos 20 años se ha ido consolidando una nociva tendencia en materia de movilidad urbana en Cali, la cual nos permite pronosticar que, si no nos tomamos en serio la movilidad sostenible, terminaremos colapsados por interminables filas de autos y caóticos enjambres de motos, con un transporte público desvencijado, a merced del transporte ilegal, sumergidos en una nube de esmog y con miles de muertos y heridos en incidentes de tránsito. No es necesario consultar al oráculo.


El Plan Integral de Movilidad Urbana (PIMU) Visión 2030, adoptado mediante Decreto 0332 de 2019, es en la práctica el primer instrumento maestro de planificación integral de la movilidad con enfoque de sostenibilidad en toda la historia de Cali. Si bien en Colombia nace como exigencia de la Ley 1083 de 2006, desde una perspectiva internacional sus propuestas están en consonancia con la “Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático”, los “Objetivos de Desarrollo Sostenible” del PNUD y los lineamientos de la OCDE. Para Cali significa el inicio de la búsqueda de un equilibrio razonable entre los que se movilizan en modos no motorizados (peatones y ciclistas), en transporte público y en transporte privado, de manera tal que se reduzcan las externalidades o efectos negativos.


El PIMU está disponible en el portal web del Departamento Administrativo de Planeación de Cali desde que inició su debate público en 2017, sus directrices, estrategias, programas y proyectos deberían ser de consulta obligada por parte de todos los que quieren participar en el debate de ciudad.


En cuanto a movilidad no-motorizada, propone mejorar 360 Km de andenes e implementar una red de 438 Km de ciclo-infraestructura.


En transporte público propone, entre otras, la Troncal Oriental del MIO que tanto se necesita; el Tren de Cercanías y Tranvía Urbano (TrenTram) al interior de Cali y entre este y Jamundí, Yumbo y Palmira (con ramal Aeropuerto / Zona Franca); Sistemas de Transporte Complementario STC en la zona de ladera con participación del tradicional Transporte Público Colectivo TPC, tanto los que operan hoy con buses y busetas como con camperos; y un Sistema de Transporte Mixto al que podrían vincularse algunos de los camperos existentes en el oriente, a través de una empresa legalmente constituida para tal fin.


En transporte privado hace una apuesta de 3,9 billones de pesos para contrarrestar el déficit en infraestructura vial, con proyectos como el Anillo Vial Perimetral, una completa red vial para la zona sur y diversas intersecciones a desnivel en los accesos a la ciudad. Y, sí, también propone fortalecer la restricción de circulación por “pico y placa” para autos y motos, de lo contrario toda esta inversión en vías será inútil, pues una mejora de las condiciones de tráfico solo se verá si se reduce el número de vehículos circulando.


Cabe recalcar que el PIMU tuvo amplia discusión, esta tomó cerca de dos años e incluyó 24 sesiones de debate en el Concejo Municipal, además de las múltiples sesiones con ciudadanos en general, la academia y diversos gremios y asociaciones. Todo se discutió en público, por eso es impreciso afirmar que hay “sorpresas” en su contenido.


Si bien el PIMU puede resultar impopular para algunos en temporada electoral, es profundamente responsable con el futuro de Cali. Esperamos que los actuales candidatos a la Alcaldía y al Concejo Municipal estén a la altura de los grandes retos de esta ciudad. La movilidad sostenible es uno de ellos.

Carlos Alberto González GuzmánAgosto 21, 2019


----------------------------------


Publicado: Portal La Silla Vacía

Colombia. Agosto 21 de 2019

+ Enlace al artículo


----------------------------------

Entradas populares de este blog

El drama del MIO en cinco actos

En el Concejo de Cali se debate el proyecto de acuerdo n° 180 con el cual se busca garantizar la financiación del Sistema Integrado de Transporte Masivo SITM-MIO. Para este se argumenta que está soportado en una propuesta técnico-económica para transformar el modelo del SITM en un Sistema Integrado Inteligente de Transporte Público SIITP, del cual los ciudadanos aún no conocen mayor detalle. Bienvenido el debate, en cualquier caso, está claro que tenemos que avanzar para evitar el peor escenario posible: volver a caer en las garras de la nociva guerra del centavo. El origen de dicho debate es que hoy nuevamente el MIO se encuentra en grave crisis financiera y en riesgo de colapsar, esto a pesar del esfuerzo que han venido haciendo diversas administraciones por ponerlo a rodar y mantenerlo a flote. Dicho proceso se puede relatar a manera de obra escénica en cinco actos. En un primer acto, la alcaldía de Apolinar Salcedo (2004-2007) tenía como tema central construir la infraestructura. A

¿Subsidio al transporte público para financiar el estatus quo?

El transporte público de calidad, con amplia cobertura territorial y con tarifa asequible al usuario, requiere ser subsidiado en su operación, en eso por fin estamos de acuerdo todos: nación, municipios y usuarios. Lo que no hemos podido entender es que mientras se siga permitiendo el fortalecimiento del transporte público ilegal e informal, normalizando la evasión del pago del pasaje y fomentando el crecimiento del uso de la motocicleta, seguirá en vilo el futuro de los sistemas de transporte público y, con ello, el derecho a la movilidad de los ciudadanos. En Colombia, apenas en el 2015 el gobierno nacional entendió que el subsidio a la operación del transporte público era necesario para cubrir el déficit financiero de la operación y así garantizar el servicio a los ciudadanos, dado que el recaudo por la venta de tiquetes no resulta suficiente para cubrir los costos de ofrecer el servicio. En la actualidad, ocho ciudades cuentan con sistemas integrados o estratégicos de transporte en

Aviones subsidiando buses y trenes

La reforma tributaria que se acaba de aprobar trae una excelente noticia para los municipios que cuentan con aeropuertos concesionados: a partir del próximo año estos les aportarán recursos económicos para financiar las infraestructuras y servicios de transporte público colectivo o masivo y de transporte intermunicipal que conecten con sus aeropuertos. En el Valle del Cauca, en particular el grupo de ciudades que conforman el ámbito metropolitano de Cali, se ha venido trabajando en instrumentos alternativos de financiación de los sistemas de transporte público que garanticen su sostenibilidad económica en el tiempo. La amenaza de la crisis económica de estos sistemas y el acelerado incremento del transporte informal genera gran preocupación. No se quiere llegar a la situación que han vivido varios municipios del país en los que el transporte público desapareció por completo y quedaron cautivos del transporte informal abanderado por el moto-taxismo. Ya desde una década atrás la región h