Ir al contenido principal

¿El statu quo del MIO?

El servicio del sistema MIO en el oriente y otras zonas de Cali sigue siendo deficiente. La insatisfacción de los usuarios, el acelerado crecimiento de las motos y el auge del transporte pirata dan buena cuenta de ello.


De la misma manera que no se puede pretender hacer avanzar un bote usando como remo una cucharita de té, no se puede seguir creyendo que toda la demanda de movilidad de la ciudad estará bien servida con los 911 buses que, según los contratos, deben ofrecer las cuatro empresas privadas que actúan como operadores del MIO.


Si dicho número de buses es insuficiente y los actuales cuatro operadores privados han demostrado su incapacidad para ofrecerlos al ritmo que se necesitan, ¿no será hora de hablar de un quinto operador público? Si vamos a asumir la responsabilidad social de subsidiar parte de los costos de operación para que el déficit financiero no afecte la calidad del servicio ¿no resulta sensato pensar que buena parte de la oferta sea realizada por un operador público, ahorrándonos subsidiar parte de las utilidades de un privado y usando cualquier excedente para reinvertirlo en el sistema?


Ya no es aceptable el manido argumento de que “no se puede subsidiar los sistemas de transporte masivo dado que estos deben ser auto-sostenibles con lo cual el subsidio es ilegal”, el nuevo Plan Nacional de Desarrollo 2015-2018 (Ley Nacional 1753 de 2015) acaba de dejarlo claro: las entidades territoriales pueden financiar la operación de estos sistemas pues no son auto-sostenibles. Tampoco es aceptable aquello de que “el transporte masivo no puede ser operado por el sector público porque este es ineficiente”, ¿Acaso los operadores privados lo han hecho bien?, ¿Por qué entonces la empresa Metro de Medellín, empresa pública gestora y operadora única del sistema metro y metroplús del Valle de Aburrá, ha sido destacada como una de las mejores empresas del país?


El que, ante las deficiencias del MIO, algunos ciudadanos reivindiquen la permanencia indefinida del caótico y anárquico transporte público tradicional es otro sinsentido. Precisamente fueron los mezquinos intereses de un grupo de empresarios privados del transporte público tradicional los que generaron la guerra del centavo, la alta accidentalidad y la informalidad laboral.


La Alcaldía de Cali y Metrocali (empresa de capital público responsable de la gestión del sistema MIO) deben garantizar que ninguna ruta del transporte público tradicional sea retirada sin antes contar con la flota del MIO que la remplazará, la comunidad no debe pagar los platos rotos. Igualmente, deberán garantizar la financiación del subsidio a la operación y la capacidad de incrementar la flota de buses al ritmo que lo requiere la ciudad.


Metrocali ha avanzado en la gestión de algunos elementos estructurales para la operación del sistema como lo es la renegociación de contratos, es justo destacar tal gestión. Pero, a veces, hay un letargo que hace parecer que nos estuviéramos acostumbrando a ver las deficiencias del MIO como algo normal. Esa especie de statu quo sería lo peor que nos podría pasar.
Carlos Alberto González GuzmánSeptiembre 17, 2015

--------------------------------


Publicado: Diario El País

Edición Impresa. Cali, Colombia. Septiembre 17 de 2015

Artículo de Opinión

-------------------------------

Entradas populares de este blog

El drama del MIO en cinco actos

En el Concejo de Cali se debate el proyecto de acuerdo n° 180 con el cual se busca garantizar la financiación del Sistema Integrado de Transporte Masivo SITM-MIO. Para este se argumenta que está soportado en una propuesta técnico-económica para transformar el modelo del SITM en un Sistema Integrado Inteligente de Transporte Público SIITP, del cual los ciudadanos aún no conocen mayor detalle. Bienvenido el debate, en cualquier caso, está claro que tenemos que avanzar para evitar el peor escenario posible: volver a caer en las garras de la nociva guerra del centavo. El origen de dicho debate es que hoy nuevamente el MIO se encuentra en grave crisis financiera y en riesgo de colapsar, esto a pesar del esfuerzo que han venido haciendo diversas administraciones por ponerlo a rodar y mantenerlo a flote. Dicho proceso se puede relatar a manera de obra escénica en cinco actos. En un primer acto, la alcaldía de Apolinar Salcedo (2004-2007) tenía como tema central construir la infraestructura. A

¿Subsidio al transporte público para financiar el estatus quo?

El transporte público de calidad, con amplia cobertura territorial y con tarifa asequible al usuario, requiere ser subsidiado en su operación, en eso por fin estamos de acuerdo todos: nación, municipios y usuarios. Lo que no hemos podido entender es que mientras se siga permitiendo el fortalecimiento del transporte público ilegal e informal, normalizando la evasión del pago del pasaje y fomentando el crecimiento del uso de la motocicleta, seguirá en vilo el futuro de los sistemas de transporte público y, con ello, el derecho a la movilidad de los ciudadanos. En Colombia, apenas en el 2015 el gobierno nacional entendió que el subsidio a la operación del transporte público era necesario para cubrir el déficit financiero de la operación y así garantizar el servicio a los ciudadanos, dado que el recaudo por la venta de tiquetes no resulta suficiente para cubrir los costos de ofrecer el servicio. En la actualidad, ocho ciudades cuentan con sistemas integrados o estratégicos de transporte en

Aviones subsidiando buses y trenes

La reforma tributaria que se acaba de aprobar trae una excelente noticia para los municipios que cuentan con aeropuertos concesionados: a partir del próximo año estos les aportarán recursos económicos para financiar las infraestructuras y servicios de transporte público colectivo o masivo y de transporte intermunicipal que conecten con sus aeropuertos. En el Valle del Cauca, en particular el grupo de ciudades que conforman el ámbito metropolitano de Cali, se ha venido trabajando en instrumentos alternativos de financiación de los sistemas de transporte público que garanticen su sostenibilidad económica en el tiempo. La amenaza de la crisis económica de estos sistemas y el acelerado incremento del transporte informal genera gran preocupación. No se quiere llegar a la situación que han vivido varios municipios del país en los que el transporte público desapareció por completo y quedaron cautivos del transporte informal abanderado por el moto-taxismo. Ya desde una década atrás la región h