Ir al contenido principal

¿Todo tiempo pasado fue mejor?

El MIO(1) ha representado para Cali el inicio de la actual transformación de la ciudad, y la modernización del vergonzoso transporte público tradicional al que se nos tuvo condenados durante décadas. El sistema es uno de los proyectos más importantes de la historia reciente de la ciudad, del cual los ciudadanos debemos estar atentos a su defensa, frente a aquellos que intenten ponerlo en riesgo ya sea por acción: transportadores y politiqueros; o por omisión: Alcaldía, Concejo Municipal y Metrocali.


La defensa del MIO no significa aquí, en lo absoluto, la promoción de ninguna entidad, sea pública o privada, o de determinado grupo político; ni mucho menos, hacer la vista gorda a los desaciertos que se han presentado en su diseño, implementación y operación. De lo que se trata es de la promoción de un nuevo paradigma de movilidad para nuestra ciudad, cuya espina dorsal es un sistema de transporte masivo eficiente y de calidad. Y, con ello, la de un modelo de transporte público en el cual la anarquía, la explotación laboral y la irresponsabilidad ya no tengan lugar.


La advertencia que, recientemente, le hizo el Viceministro de Transporte a Metrocali y la Alcaldía, ha encendido las alarmas de la ciudad. De continuar las irregularidades en el MIO, el Gobierno Nacional podría suspender los aportes económicos destinados a dicho sistema. Si esto llegara a suceder, el emblemático Bus Rapid Transit de la ciudad terminaría paralizado.


Exigir resultados a las entidades responsables del sistema tanto como a los organismos de control que, se supone, deben velar por el interés colectivo, es un derecho y un deber ciudadano. El sistema MIO es de todos, de ‘los de a pie’ y de ‘los de carro’, pues incluso los más acérrimos usuarios del vehículo privado se verán beneficiados con su éxito. ¿Será que la congestión de tráfico se vería reducida si un número creciente de ciudadanos dispuestos a comprar automóvil, finalmente desistieran de incurrir en tal gasto, al contar con un excelente servicio de transporte público que los lleve a todos lados? Interesante.


Por otra parte, para aquellos desprevenidos que, aún hoy, reivindiquen las bondades del transporte público tradicional, van dedicadas estás emotivas y solidarias palabras: “Aún recuerdo con nostalgia esas emocionantes carreras de autobuses en pleno centro de la ciudad; el vívido vaivén en los frenazos intempestivos que solían agitarnos a unos contra otros; los enardecidos gritos de pasajeros que en coro le recordaban al conductor algún oficio poco noble de su señora madre; el rojo vivo del semáforo ignorado y el peatón que, despavorido, huía del paso de cebra para salvar la vida; los juglares que, con desafinadas voces y golosinas, amenizaban nuestras tardes; la amable sonrisa que nunca tuve del conductor que después de 16 horas de trabajo solo sabía refunfuñar; y más, muchos más momentos memorables de una bella época que ha quedado atrás”. Tonterías. Es imposible maquillar una realidad que, a todas luces, significó una época vergonzosa del transporte público en nuestra ciudad y que, con suerte, nunca volverá.


En el sistema MIO y, en general, en la movilidad de Cali, no solo hay errores subsanables sino un futuro por construir. Pero nada de esto será posible si permitimos que intereses mezquinos obstaculicen el progreso, haciéndonos creer que, en materia de transporte público, todo tiempo pasado fue mejor.
Carlos Alberto González GuzmánFebrero 17, 2011


----------------------------------------


Publicado: Diario El País

Edición Impresa, Sección Entorno, Página A4 Cali-Colombia. Febrero 17 de 2011


-----------------------------------------


(1) M.I.O Masivo Integrado de Occidente, es el nombre con el cual se conoce al nuevo sistema de transporte público basado en buses de altas prestaciones con uso exclusivo de la vía (Bus Rapid Transit, BRT) de la ciudad de Cali, implementado en marzo del 2009.

Entradas populares de este blog

El drama del MIO en cinco actos

En el Concejo de Cali se debate el proyecto de acuerdo n° 180 con el cual se busca garantizar la financiación del Sistema Integrado de Transporte Masivo SITM-MIO. Para este se argumenta que está soportado en una propuesta técnico-económica para transformar el modelo del SITM en un Sistema Integrado Inteligente de Transporte Público SIITP, del cual los ciudadanos aún no conocen mayor detalle. Bienvenido el debate, en cualquier caso, está claro que tenemos que avanzar para evitar el peor escenario posible: volver a caer en las garras de la nociva guerra del centavo. El origen de dicho debate es que hoy nuevamente el MIO se encuentra en grave crisis financiera y en riesgo de colapsar, esto a pesar del esfuerzo que han venido haciendo diversas administraciones por ponerlo a rodar y mantenerlo a flote. Dicho proceso se puede relatar a manera de obra escénica en cinco actos. En un primer acto, la alcaldía de Apolinar Salcedo (2004-2007) tenía como tema central construir la infraestructura. A

¿Subsidio al transporte público para financiar el estatus quo?

El transporte público de calidad, con amplia cobertura territorial y con tarifa asequible al usuario, requiere ser subsidiado en su operación, en eso por fin estamos de acuerdo todos: nación, municipios y usuarios. Lo que no hemos podido entender es que mientras se siga permitiendo el fortalecimiento del transporte público ilegal e informal, normalizando la evasión del pago del pasaje y fomentando el crecimiento del uso de la motocicleta, seguirá en vilo el futuro de los sistemas de transporte público y, con ello, el derecho a la movilidad de los ciudadanos. En Colombia, apenas en el 2015 el gobierno nacional entendió que el subsidio a la operación del transporte público era necesario para cubrir el déficit financiero de la operación y así garantizar el servicio a los ciudadanos, dado que el recaudo por la venta de tiquetes no resulta suficiente para cubrir los costos de ofrecer el servicio. En la actualidad, ocho ciudades cuentan con sistemas integrados o estratégicos de transporte en

Aviones subsidiando buses y trenes

La reforma tributaria que se acaba de aprobar trae una excelente noticia para los municipios que cuentan con aeropuertos concesionados: a partir del próximo año estos les aportarán recursos económicos para financiar las infraestructuras y servicios de transporte público colectivo o masivo y de transporte intermunicipal que conecten con sus aeropuertos. En el Valle del Cauca, en particular el grupo de ciudades que conforman el ámbito metropolitano de Cali, se ha venido trabajando en instrumentos alternativos de financiación de los sistemas de transporte público que garanticen su sostenibilidad económica en el tiempo. La amenaza de la crisis económica de estos sistemas y el acelerado incremento del transporte informal genera gran preocupación. No se quiere llegar a la situación que han vivido varios municipios del país en los que el transporte público desapareció por completo y quedaron cautivos del transporte informal abanderado por el moto-taxismo. Ya desde una década atrás la región h