Ir al contenido principal

Repensemos el corredor férreo

La idea de realizar el alumbrado navideño en el antiguo y olvidado corredor férreo de Cali, ha servido para recordar la importancia de éste como espacio público y eje de movilidad. Más allá de un efímero parque navideño, este corredor debe ser repensado a partir de su gran potencial para convertirse en el parque longitudinal más impresionante del país, y su carácter estratégico para la movilidad de orden metropolitano.

Este importante espacio urbano, que atraviesa la ciudad de norte a sur en línea recta, ha permanecido abandonado desde los años setenta tras la lamentable desaparición del sistema ferroviario del Pacífico. En 1997 los focos se posaron de nuevo sobre el corredor, a partir de la fallida iniciativa de implementar la línea de tren metropolitano que conectaría a Cali con los municipios de Yumbo y Jamundí.
Recientemente, ha vuelto a ser noticia gracias a la decisión de la Alcaldía de Cali, de implementar en dicho espacio el fastuoso alumbrado navideño que cada año atrae a miles de visitantes.
La pregunta obligada es ¿Qué hacer para recuperar, de manera permanente, dicho espacio para la ciudad?

Diversas alternativas para intervenir un primer tramo de 1,8 Km (al costado de la calle 25 entre las carreras 1 y 15) han sido planteadas por destacados urbanistas de la ciudad. Las propuestas incluyen, entre otras, la reutilización de las antiguas bodegas del ferrocarril para albergar actividades culturales, comerciales y un museo temático, el desarrollo de un gran parque longitudinal y la reutilización del edificio del antiguo Molino Roncallo como biblioteca pública.

Mientras tanto, la gran propuesta de la Alcaldía de Cali es construir la Autopista Bicentenario sobre dicho corredor, con el manoseado argumento de ‘la competitividad, la cohesión social y los lugares de encuentro para el disfrute de los caleños’.
Solo para reflexionar: ¿Cuántos realmente creen que los 91.000 millones de pesos (1) que se gastarán este año en la construcción de dos intersecciones a desnivel para la actual Autopista Suroriental, lograrán compensar el acelerado incremento de vehículos, mejorando la movilidad y, con ello, la competitividad de la ciudad? ¿Lugares de encuentro y disfrute? ¿Cuántos llevan a sus hijos a jugar debajo de alguno de los ruidosos y humeantes puentes elevados de la ciudad? Piénselo bien.

Resulta más sensato para la ciudad pretender un uso más eficiente de la infraestructura viaria, un uso racional del vehículo privado y la consolidación de una extensa red de transporte público con altos estándares de calidad y fiabilidad. Así, nuestra apuesta como ciudadanos debería ser la de convertir la totalidad del antiguo corredor férreo en el primer ‘Corredor Verde’ de Cali, con una propuesta innovadora en la cual se conjuguen espacio público, movilidad sostenible y actividad cultural.

Nuestro primer reto consiste en entender que la implementación de un enorme y emblemático parque lineal, avivado con diversas actividades culturales; una ciclo-ruta, enfocada tanto a la movilidad cotidiana como al ocio; y un atractivo sistema de transporte masivo metropolitano, ya sea mediante autobuses de altas prestaciones, tranvía o tren ligero; aportarían mucho más a la ciudad, que la idea de ceder ‘nuestro corredor’ para que el sector privado construya ‘su autopista’ en pleno centro urbano.

Repensemos hoy la ciudad que deseamos disfrutar mañana, pues mientras un innovador espacio como el ‘Corredor Verde’ es el sueño de muchas ciudades alrededor del mundo, una autopista como la Bicentenario ha sido la pesadilla de tantas otras.
Carlos Alberto González GuzmánEnero 4, 2011


-------------------------------------


Publicado: Diario El País

Edición Impresa, Sección Entorno, Página A3 Cali-Colombia. Enero 4 de 2011


--------------------------------------


(1) COP 91 000 millones = EU 34,9 millones = USD 47,5 millones = GBP 29,3 millones (Fuente: OANDA, Febrero 2011)

 

Entradas populares de este blog

El drama del MIO en cinco actos

En el Concejo de Cali se debate el proyecto de acuerdo n° 180 con el cual se busca garantizar la financiación del Sistema Integrado de Transporte Masivo SITM-MIO. Para este se argumenta que está soportado en una propuesta técnico-económica para transformar el modelo del SITM en un Sistema Integrado Inteligente de Transporte Público SIITP, del cual los ciudadanos aún no conocen mayor detalle. Bienvenido el debate, en cualquier caso, está claro que tenemos que avanzar para evitar el peor escenario posible: volver a caer en las garras de la nociva guerra del centavo. El origen de dicho debate es que hoy nuevamente el MIO se encuentra en grave crisis financiera y en riesgo de colapsar, esto a pesar del esfuerzo que han venido haciendo diversas administraciones por ponerlo a rodar y mantenerlo a flote. Dicho proceso se puede relatar a manera de obra escénica en cinco actos. En un primer acto, la alcaldía de Apolinar Salcedo (2004-2007) tenía como tema central construir la infraestructura. A

¿Subsidio al transporte público para financiar el estatus quo?

El transporte público de calidad, con amplia cobertura territorial y con tarifa asequible al usuario, requiere ser subsidiado en su operación, en eso por fin estamos de acuerdo todos: nación, municipios y usuarios. Lo que no hemos podido entender es que mientras se siga permitiendo el fortalecimiento del transporte público ilegal e informal, normalizando la evasión del pago del pasaje y fomentando el crecimiento del uso de la motocicleta, seguirá en vilo el futuro de los sistemas de transporte público y, con ello, el derecho a la movilidad de los ciudadanos. En Colombia, apenas en el 2015 el gobierno nacional entendió que el subsidio a la operación del transporte público era necesario para cubrir el déficit financiero de la operación y así garantizar el servicio a los ciudadanos, dado que el recaudo por la venta de tiquetes no resulta suficiente para cubrir los costos de ofrecer el servicio. En la actualidad, ocho ciudades cuentan con sistemas integrados o estratégicos de transporte en

Aviones subsidiando buses y trenes

La reforma tributaria que se acaba de aprobar trae una excelente noticia para los municipios que cuentan con aeropuertos concesionados: a partir del próximo año estos les aportarán recursos económicos para financiar las infraestructuras y servicios de transporte público colectivo o masivo y de transporte intermunicipal que conecten con sus aeropuertos. En el Valle del Cauca, en particular el grupo de ciudades que conforman el ámbito metropolitano de Cali, se ha venido trabajando en instrumentos alternativos de financiación de los sistemas de transporte público que garanticen su sostenibilidad económica en el tiempo. La amenaza de la crisis económica de estos sistemas y el acelerado incremento del transporte informal genera gran preocupación. No se quiere llegar a la situación que han vivido varios municipios del país en los que el transporte público desapareció por completo y quedaron cautivos del transporte informal abanderado por el moto-taxismo. Ya desde una década atrás la región h