Ir al contenido principal

Movilidad y ciudad: Una cuestión de respeto

El panorama de la movilidad de Cali no puede seguir siendo dominado por el caótico, anárquico e irresponsable sistema de transporte público tradicional que los usuarios hemos soportado durante décadas. Si como sociedad no somos capaces de repudiar la corrosión social que ha generado la ‘guerra del centavo’ ni de imaginar un futuro mejor con un sistema de transporte público optimizado, regulado, seguro y de calidad, entonces no estamos en nada.


El proceso de transformación profunda del transporte público ha pasado de involucrar un pulso entre transportadores tradicionales en la mesa de negociación, a ‘justificar’ una batalla campal en la que los grandes afectados son los ciudadanos. Este no es el caso en que unos ‘pobres’ microempresarios comprometidos con la ciudad luchan contra una ‘élite’ empresarial perversa. Seamos honestos: lo que estamos presenciando es un episodio vergonzoso de la feroz lucha que ahora se libra entre los, hasta hace pocos días, socios inseparables del transporte público tradicional, por la repartición de la torta del negocio del transporte público.


Dilatar este pulso es injusto con la ciudad, la comunidad debería exigir respeto. Respeto por parte de los grandes empresarios que, ahora como operadoras del sistema MIO(1), parecen aprovechar su posición de poder para ofrecer una fracción del precio justo por los vehículos que están obligados a comprar a los pequeños empresarios como parte de su cuota obligatoria de reducción de la sobreoferta. Respeto por parte del reducto de pequeños empresarios renuentes al sistema masivo que, después de décadas de servirse de la ciudad haciendo del caos y la anarquía su mejor negocio, ahora reclaman, con piel de oveja, exageradas indemnizaciones por una sobreoferta que ellos mismos, mediante todo tipo de argucias, decidieron aumentar en los últimos años. Inaceptable que ahora se burlen de los usuarios negándoles el servicio en rutas que todavía tienen asignadas. Al guardar sus buses someten a la gente a largas caminatas.


Este pulso debe terminar cuanto antes. Alcanzar ese punto de equilibrio en el que confluyen los intereses económicos de ambas partes requerirá que ambos reconozcan su corresponsabilidad en la premeditada sobreoferta que generaron y de la cual se lucraron. De la Administración Local se espera que use los instrumentos legales que tiene a mano para potenciar ese escenario, en el cual el dilatar la negociación resulta un ‘pierde-pierde’ para las partes en disputa, y que logre que los conductores, únicas víctimas reales del sector, salgan lo mejor librados posible. Del Concejo Municipal se espera tenga la sensatez de defender el interés general real, es decir, el de 2,3 millones de caleños.


No pocos motivos ha tenido la comunidad para quejarse de la Secretaria de Tránsito y Metrocali durante tantos años, la caótica movilidad de Cali y el todavía deficiente desempeño del sistema masivo MIO son irrefutables. Si bien dichas falencias se consolidaron en administraciones pasadas, la actual ha asumido la responsabilidad y ha apretado el acelerador para ofrecer el sistema masivo que la ciudad requiere, pero lograrlo dependerá de que la comunidad la respalde en sus iniciativas coherentes de movilidad. De lo contrario, no solo el máximo potencial del sistema masivo seguirá siendo un enigma sino que, a pesar de nuestros aires de metrópoli, seguiremos viendo pintorescos cuadros como el de un caballo tirando de una carreta en plena Avenida Sexta.
Carlos Alberto González GuzmánOctubre 11, 2012


------------------------------------


Publicado: Diario El País

Edición Impresa, Sección Entorno, Página A3 Cali, Colombia. Octubre 11 de 2012

Artículo de Opinión


-------------------------------------


(1) M.I.O Masivo Integrado de Occidente, es el nombre con el cual se conoce al nuevo sistema de transporte público basado en buses de altas prestaciones con uso exclusivo de la vía (Bus Rapid Transit, BRT) de la ciudad de Cali, implementado en marzo del 2009.

Entradas populares de este blog

El drama del MIO en cinco actos

En el Concejo de Cali se debate el proyecto de acuerdo n° 180 con el cual se busca garantizar la financiación del Sistema Integrado de Transporte Masivo SITM-MIO. Para este se argumenta que está soportado en una propuesta técnico-económica para transformar el modelo del SITM en un Sistema Integrado Inteligente de Transporte Público SIITP, del cual los ciudadanos aún no conocen mayor detalle. Bienvenido el debate, en cualquier caso, está claro que tenemos que avanzar para evitar el peor escenario posible: volver a caer en las garras de la nociva guerra del centavo. El origen de dicho debate es que hoy nuevamente el MIO se encuentra en grave crisis financiera y en riesgo de colapsar, esto a pesar del esfuerzo que han venido haciendo diversas administraciones por ponerlo a rodar y mantenerlo a flote. Dicho proceso se puede relatar a manera de obra escénica en cinco actos. En un primer acto, la alcaldía de Apolinar Salcedo (2004-2007) tenía como tema central construir la infraestructura. A

¿Subsidio al transporte público para financiar el estatus quo?

El transporte público de calidad, con amplia cobertura territorial y con tarifa asequible al usuario, requiere ser subsidiado en su operación, en eso por fin estamos de acuerdo todos: nación, municipios y usuarios. Lo que no hemos podido entender es que mientras se siga permitiendo el fortalecimiento del transporte público ilegal e informal, normalizando la evasión del pago del pasaje y fomentando el crecimiento del uso de la motocicleta, seguirá en vilo el futuro de los sistemas de transporte público y, con ello, el derecho a la movilidad de los ciudadanos. En Colombia, apenas en el 2015 el gobierno nacional entendió que el subsidio a la operación del transporte público era necesario para cubrir el déficit financiero de la operación y así garantizar el servicio a los ciudadanos, dado que el recaudo por la venta de tiquetes no resulta suficiente para cubrir los costos de ofrecer el servicio. En la actualidad, ocho ciudades cuentan con sistemas integrados o estratégicos de transporte en

Aviones subsidiando buses y trenes

La reforma tributaria que se acaba de aprobar trae una excelente noticia para los municipios que cuentan con aeropuertos concesionados: a partir del próximo año estos les aportarán recursos económicos para financiar las infraestructuras y servicios de transporte público colectivo o masivo y de transporte intermunicipal que conecten con sus aeropuertos. En el Valle del Cauca, en particular el grupo de ciudades que conforman el ámbito metropolitano de Cali, se ha venido trabajando en instrumentos alternativos de financiación de los sistemas de transporte público que garanticen su sostenibilidad económica en el tiempo. La amenaza de la crisis económica de estos sistemas y el acelerado incremento del transporte informal genera gran preocupación. No se quiere llegar a la situación que han vivido varios municipios del país en los que el transporte público desapareció por completo y quedaron cautivos del transporte informal abanderado por el moto-taxismo. Ya desde una década atrás la región h