Ir al contenido principal

MIO y realidad metropolitana

La idea de que la movilidad urbana debe ser pensada desde la escala metropolitana no parece ser ya ninguna novedad. Lo que sí lo es, es el hecho de que esta idea venga siendo incluida de manera más recurrente en el discurso de políticos y gremios de nuestra ciudad.


En este sentido, la actual Alcaldía de Cali (2012-2015) ha dado importantes pasos en pro de estructurar un marco que permita abordar la planificación de la movilidad de nuestra red de municipios. Muestra de ello es la iniciativa que lideró para darle vida al ‘Acuerdo de Integración para el Desarrollo Territorial’ firmado por los Alcaldes de los ocho municipios que conforman la región metropolitana: Cali, Jamundí, Yumbo, Palmira, Candelaria, La Cumbre, Dagua y Buenaventura el pasado mes de abril. Igualmente, el Concejo hizo su aporte al organizar el foro ‘Integración desde la Movilidad’ en mayo.


En ambas iniciativas, uno de los proyectos de colaboración estratégica de amplio consenso ha sido el de la articulación del sistema de transporte masivo MIO de Cali con los municipios vecinos, proyecto que en su primera fase incluiría a Jamundí, Yumbo y Palmira (con enlace al Aeropuerto). Así, se trataría de una intervención que beneficiaría, inicialmente, a cuatro de los cinco municipios que, con Candelaria, conforman de facto un área metropolitana en la que se realizan más de 60 mil viajes interurbanos diariamente.
Un proyecto de estas características mejoraría la accesibilidad territorial y, de implementarse una tarifa integrada, podría significar una reducción de un 30% en el gasto que las familias asumen mensualmente en concepto de transporte. Adicionalmente, haría posible que dichos usuarios gozaran de un servicio de alta calidad y en condiciones de seguridad, lo cual dista mucho de las alternativas de transporte público con las que cuentan en la actualidad, oferta en la que, además, irresponsables transportadores informales tienen un infortunado protagonismo.


La articulación del MIO en el conjunto del área metropolitana es un proyecto de gran importancia que debemos empezar a planificar ahora. Por ello, frases como “La negociación con los actuales operadores de las líneas intermunicipales sería muy difícil si se trata de convencerlos de que conformen una supra-empresa y acepten el recaudo centralizado” y “el gran escollo es que se tendría que apretar el cronograma de construcción de las estaciones de cabecera del MIO que permitirán la articulación con el nuevo servicio intermunicipal”, entre otras, si bien son ciertas, no son más que los obstáculos propios de un proyecto público de gran impacto que pueden ser superados con una alta capacidad de gestión.


La seria discusión sobre cómo y cuándo debemos constituirnos formalmente como área metropolitana puede tomarse su tiempo, lo que no da espera es la necesidad de empezar a dar respuesta a los problemas que nos plantea la falta de planificación de nuestra realidad metropolitana. De lo que aquí estamos hablando es de avanzar ya hacia una cooperación estratégica entre municipios para proyectos clave que nos generen un real bienestar.


Sin titubeos digamos “Sí al MIO metropolitano” como parte de un sistema integrado multimodal que en el futuro incluirá al tren regional. Guardemos los peros en un cajón y trabajemos arduamente para hacer de ese anhelado futuro una pronta realidad.
Carlos Alberto González GuzmánJunio 28, 2012

--------------------------------------


Publicación: Diario El País

Edición Impresa, Sección Entorno, Página A4 Cali-Colombia. Junio 28 de 2012

---------------------------------------


(1) M.I.O Masivo Integrado de Occidente, es el nombre con el cual se conoce al nuevo sistema de transporte público basado en buses de altas prestaciones con uso exclusivo de la vía (Bus Rapid Transit, BRT) de la ciudad de Cali, implementado en marzo del 2009.

 

Entradas populares de este blog

El drama del MIO en cinco actos

En el Concejo de Cali se debate el proyecto de acuerdo n° 180 con el cual se busca garantizar la financiación del Sistema Integrado de Transporte Masivo SITM-MIO. Para este se argumenta que está soportado en una propuesta técnico-económica para transformar el modelo del SITM en un Sistema Integrado Inteligente de Transporte Público SIITP, del cual los ciudadanos aún no conocen mayor detalle. Bienvenido el debate, en cualquier caso, está claro que tenemos que avanzar para evitar el peor escenario posible: volver a caer en las garras de la nociva guerra del centavo. El origen de dicho debate es que hoy nuevamente el MIO se encuentra en grave crisis financiera y en riesgo de colapsar, esto a pesar del esfuerzo que han venido haciendo diversas administraciones por ponerlo a rodar y mantenerlo a flote. Dicho proceso se puede relatar a manera de obra escénica en cinco actos. En un primer acto, la alcaldía de Apolinar Salcedo (2004-2007) tenía como tema central construir la infraestructura. A

¿Subsidio al transporte público para financiar el estatus quo?

El transporte público de calidad, con amplia cobertura territorial y con tarifa asequible al usuario, requiere ser subsidiado en su operación, en eso por fin estamos de acuerdo todos: nación, municipios y usuarios. Lo que no hemos podido entender es que mientras se siga permitiendo el fortalecimiento del transporte público ilegal e informal, normalizando la evasión del pago del pasaje y fomentando el crecimiento del uso de la motocicleta, seguirá en vilo el futuro de los sistemas de transporte público y, con ello, el derecho a la movilidad de los ciudadanos. En Colombia, apenas en el 2015 el gobierno nacional entendió que el subsidio a la operación del transporte público era necesario para cubrir el déficit financiero de la operación y así garantizar el servicio a los ciudadanos, dado que el recaudo por la venta de tiquetes no resulta suficiente para cubrir los costos de ofrecer el servicio. En la actualidad, ocho ciudades cuentan con sistemas integrados o estratégicos de transporte en

Aviones subsidiando buses y trenes

La reforma tributaria que se acaba de aprobar trae una excelente noticia para los municipios que cuentan con aeropuertos concesionados: a partir del próximo año estos les aportarán recursos económicos para financiar las infraestructuras y servicios de transporte público colectivo o masivo y de transporte intermunicipal que conecten con sus aeropuertos. En el Valle del Cauca, en particular el grupo de ciudades que conforman el ámbito metropolitano de Cali, se ha venido trabajando en instrumentos alternativos de financiación de los sistemas de transporte público que garanticen su sostenibilidad económica en el tiempo. La amenaza de la crisis económica de estos sistemas y el acelerado incremento del transporte informal genera gran preocupación. No se quiere llegar a la situación que han vivido varios municipios del país en los que el transporte público desapareció por completo y quedaron cautivos del transporte informal abanderado por el moto-taxismo. Ya desde una década atrás la región h