Ir al contenido principal

En bici por la Calle 5

El debate sobre la oferta de espacio para la bicicleta a lo largo de toda la Calle 5 ha sido mantenido en el umbral del tabú urbano durante años. Si bien, en el extremo sur de la ciudad la cicloruta se implementó insertándola en el amplio y verde separador central, esto fue sólo posible gracias a que ello garantizaba que los carriles para el tráfico mixto permanecerían intactos. 


El reto apareció cuando se enfrentaron a la decisión de qué hacer en aquel tramo de 5 kilómetros entre la Plaza de Toros de Cañaveralejo y el río Cali, en el cual no se disponía del amplio separador vial. La respuesta no fue otra que la del avestruz, enterrar la cabeza en la arena a la espera de que otro encarara el problema.


“En la Calle 5ta no hay espacio para la bicicleta”, ha sido el argumento estrella para evitar la discusión, pese a que dicho tramo goza de amplios carriles de 3 metros de ancho para los automóviles, coherente con lo que el dogma de algún descontextualizado manual de ingeniería de tránsito determina para una vía urbana principal. No obstante, las velocidades promedio sobre dicho tramo rara vez superan los 50 km/hora.


¿De verdad necesitamos que los carriles de la Calle 5 sean casi tan anchos como los de las carreteras interurbanas, cuando sobre esta los autos van a 50 km/hr y en las otras a 100 km/hr? La respuesta es simple, no. Este es un argumento contundente para plantear una reducción del ancho de dichos carriles y así implementar un carril-bici en la misma calzada, por fuera del andén donde deben estar sólo los peatones. Una propuesta difícil de digerir para quienes piensan que el automóvil es el rey de la ciudad.


Por suerte, la balanza se va equilibrando en favor de quienes apoyan una movilidad más sostenible.
En septiembre, el colectivo ciudadano La Ciudad Verde, con su evento nacional 'Bicis Por La Vida', dio, literalmente, el primer brochazo a lo que debería ser un carril-bici por la Calle 5, evento por el cual la Federación Europea de Ciclistas le otorgó el premio Visionarios del Ciclismo 2013.
Igualmente, el pasado 9 de Mayo y en el marco del fantástico evento 100en1Día Cali 2013, los grupos Cicloamigos y Biciarte contribuyeron al evento pintando un carril-bici en ciertos puntos de la Calle 5 como un gesto simbólico. Pero esto trascendió lo simbólico cuando, de repente, los conductores al ver el carril-bici empezaron a respetarlo, reajustando ellos mismos el espacio de sus carriles (ver imagen). A pesar de su carácter temporal, esta fue una demostración clara a nivel operativo, de que los actuales carriles para automóviles en la Calle 5 pueden funcionar perfectamente en un menor espacio, y que la presencia del carril bici no solo es necesaria sino también posible.


Por ello, cabe plantearle a Cali el siguiente reto ¿Será que entre todos, grupos ciudadanos y administración local, no seremos capaces de poner en marcha una prueba piloto del carril-bici por la quinta? Total, lo que nos hace falta para continuar es decisión política, un tarro de pintura y una brocha, pues los ciudadanos hace rato que empezamos a hacerla realidad.
Carlos Alberto González GuzmánJunio 12, 2013


----------------------------------------


Publicado: Diario El País

Edición Impresa, Sección Entorno, Página A3 Cali, Colombia. Junio 12 de 2013

Artículo de Opinión

----------------------------------------


Entradas populares de este blog

El drama del MIO en cinco actos

En el Concejo de Cali se debate el proyecto de acuerdo n° 180 con el cual se busca garantizar la financiación del Sistema Integrado de Transporte Masivo SITM-MIO. Para este se argumenta que está soportado en una propuesta técnico-económica para transformar el modelo del SITM en un Sistema Integrado Inteligente de Transporte Público SIITP, del cual los ciudadanos aún no conocen mayor detalle. Bienvenido el debate, en cualquier caso, está claro que tenemos que avanzar para evitar el peor escenario posible: volver a caer en las garras de la nociva guerra del centavo. El origen de dicho debate es que hoy nuevamente el MIO se encuentra en grave crisis financiera y en riesgo de colapsar, esto a pesar del esfuerzo que han venido haciendo diversas administraciones por ponerlo a rodar y mantenerlo a flote. Dicho proceso se puede relatar a manera de obra escénica en cinco actos. En un primer acto, la alcaldía de Apolinar Salcedo (2004-2007) tenía como tema central construir la infraestructura. A

¿Subsidio al transporte público para financiar el estatus quo?

El transporte público de calidad, con amplia cobertura territorial y con tarifa asequible al usuario, requiere ser subsidiado en su operación, en eso por fin estamos de acuerdo todos: nación, municipios y usuarios. Lo que no hemos podido entender es que mientras se siga permitiendo el fortalecimiento del transporte público ilegal e informal, normalizando la evasión del pago del pasaje y fomentando el crecimiento del uso de la motocicleta, seguirá en vilo el futuro de los sistemas de transporte público y, con ello, el derecho a la movilidad de los ciudadanos. En Colombia, apenas en el 2015 el gobierno nacional entendió que el subsidio a la operación del transporte público era necesario para cubrir el déficit financiero de la operación y así garantizar el servicio a los ciudadanos, dado que el recaudo por la venta de tiquetes no resulta suficiente para cubrir los costos de ofrecer el servicio. En la actualidad, ocho ciudades cuentan con sistemas integrados o estratégicos de transporte en

Aviones subsidiando buses y trenes

La reforma tributaria que se acaba de aprobar trae una excelente noticia para los municipios que cuentan con aeropuertos concesionados: a partir del próximo año estos les aportarán recursos económicos para financiar las infraestructuras y servicios de transporte público colectivo o masivo y de transporte intermunicipal que conecten con sus aeropuertos. En el Valle del Cauca, en particular el grupo de ciudades que conforman el ámbito metropolitano de Cali, se ha venido trabajando en instrumentos alternativos de financiación de los sistemas de transporte público que garanticen su sostenibilidad económica en el tiempo. La amenaza de la crisis económica de estos sistemas y el acelerado incremento del transporte informal genera gran preocupación. No se quiere llegar a la situación que han vivido varios municipios del país en los que el transporte público desapareció por completo y quedaron cautivos del transporte informal abanderado por el moto-taxismo. Ya desde una década atrás la región h